Transporte de perros

Como primera medida, es averiguar en veterinarias de tú ciudad, si alquilan guacales para perros. En algunos caso te pedirán deposito y referencias personales.

En caso de no poder conseguir el guacal o no tener el presupuesto, recomendamos sea el perro amarrado a la carrocería del vehículo con collar de pecho (no de cuello), dejando el lazo corto, sujetado a dos puntos de la carrocería, de forma que el animal quede con poca libertad de movimiento, lo que ayuda a que no se enrede con el laso (se ahorque) o se salga de la carrocería. También se advierte que el perro puede morder el lazo y quedar suelto, por lo que es recomendable usar bozal.

La segunda media, es evitar que se orine en el resto de mercancía, por lo que hay que pensar en alternativas como pañal y que a su vez no se lo pueda quitar o por lo menos sacarlo a pasear para que no tenga ganas.

También hay que pensar en la comodidad del perro, por lo que si el viaje se realiza de día y el vehículo es sin carpa, una cobija ayuda a que el perro no se queme con el calor del piso.

Finalmente como tercera mediada, recomendamos no viaje en compañía de otros animales con los cuales no esta habituado.